POR VÍCTOR FLORES

He leído con atención la columna de opinión de Francisco Zea, de este lunes 16 de noviembre de 2020 en el periódico Excelsior, y me quedó con el evidente servilismo, miopía y exacerbado interés con que el “periodista” Francisco Zea, o “Paco” como le llama Capella, sale en su defensa y le dedica una columna entera, si a eso se le puede llamar periodismo para defenderlo de lo indefendible.

Tras los hechos violentos el pasado lunes 9 de noviembre, donde policías bajo el mando de Alberto Capella, repelió con violencia y balazos a manifestantes y periodistas en la Plaza de la Reforma de Cancún, hiriendo de bala a dos comunicadores, tuvo que rodar la cabeza de los secretarios municipal y estatal de Seguridad Pública, Eduardo Santamaría y Alberto Capella, respectivamente.

Una semana después, el domingo 15 una manifestación feminista vespertina, que fue infiltrada por anarquistas pagados por algunos políticos interesados en desestabilizar a su contraparte terminó con hechos violentos nunca antes visto en Cancún como la destrucción de las oficinas de Tránsito Municipal.

Como consecuencia de ello, el “periodista” Francisco Zea, conductor de Imagen Noticias y columnista del periódico Excelsior,  escribió en su columna de este lunes 16, una defensa a ultranza de Alberto Capella Ibarra, ex secretario de Seguridad Pública de Quintana Roo, al grado de venderlo como un héroe policiaco, como un superpolicía y desmesurada admiración que podría definirse como una  apología a Capella.

Pancho Zea, convierte su columna de este lunes, en un discurso de servilismo hacia Alberto Capella, en el que lo alaba, lo defiende y lo justifica vehementemente, palabras llenas de pasión y admiración dejándose llevar por su interés personal que solo denota las dadivas que recibía el ex jefe policiaco.

En el espacio dispuesto por el periódico Excelsior para emitir su penosa opinión, regaña y culpa a Cuathémoc Blanco y a Carlos Joaquín, gobernadores de los estados de Morelos y de Quintana Roo, por haber corrido a su amigo Alberto Capella y ceder a presiones externas.

Su devoción y entrega hacia Capella lo exhibe, “me ha tocado ver la injusticia y el tratamiento contra los jefes policiacos de este país”.

Y agrega, “Conozco bien su entorno y propiedades, las cuales están totalmente apegadas a su actividad profesional”.

Trata en su columna de justificar a Capella, que no tuvo nada que ver en los hechos violentos del lunes 16 en la plaza de la Reforma de Cancún, porque en ese preciso momento, “se encontraba en Tijuana colocando las cenizas de su padre en un altar”.

La muerte del señor Jaime Capella Alvarado en Tijuana ocurrió el 4 de noviembre de 2020, es decir 12 días antes de los hechos violentos en Cancún y Alberto Capella de manera unilateral había retrasado su regreso a Quintana Roo, razón por la que también se le culpó de no estar atento a los problemas de seguridad en la entidad.

El servilismo y los intereses con el que “Paco” Zea utiliza al periódico Excelsior para defender a Capella no tiene límites, le pregunta es cuánto le da Capella a este periodista por ensalzarlo y defenderlo, en todo momento atacó por órdenes de Capella a los empresarios rumanos radicados en Quintana Roo con información falsa, bajo el mote de “mafia rumana”, calificativo acuñado por Alberto Capella en su persecución personal contra dichos empresarios.

La columna de este lunes 16 de Francisco Zea, es una basura dictada una vez más por Alberto Capella a su columnista favorito, donde afirma que la caída de Capella es obra de la “mafia rumana” que ejerció presión sobre el gobernador de Quintana Roo.

El entreguismo de “Paco”, es descarado en cada línea que escribe.

No “Paco, el ex secretario de Seguridad Pública de Quintana Roo, Alberto Capella no se fue por presiones de nadie, ni de la “mafia rumana” como tú le llamas, ni de políticos, ni de los feministas, se fue por incapacidad y por el fallido “Mando Único” que nunca dio resultados ni en Morelos ni en Quintana Roo.

Desde la llegada de Capella a Quintana Roo, la inseguridad creció y se desbordó la delincuencia, la violencia, las ejecuciones, feminicidios y el narcotráfico.

Todos los quintanarroenses estoy seguro difieren de tu opinión, de tu defensa a ultranza de Capella, no puedes escribir y opinar desde la comodidad de un escritorio de la ciudad de México, cuando no vives la realidad de los que aquí vivimos.

Lo que sí sabemos es que te dictó muchas veces tu columna, que cenabas frecuentemente con él en lujosos restaurantes de la Ciudad de México y que te patrocinó vacaciones en Cancún y Riviera Maya con todo pagado.

No has dicho en tu columna que Alberto Capella está bajo investigación de la Fiscalía General de la República (FGR) y la Fiscalía Federal en Combate a la Corrupción, como imputado por corrupción, extorsión y posiblemente delincuencia organizada, conforme a la carpeta FED/FECC/UNAI/QR/0000287/2019 y de la que en próximos días habrá noticias.

No leí en tu columna, ni una línea a favor y defensa de los periodistas baleados en la Plaza de la Reforma de Cancún, no vi tu solidaridad con tus colegas comunicadores, y escribir sin objetividad no es periodismo.

Lamentamos tu entrega hacia Capella, tu servilismo, tu lambisconería, pero tu héroe policiaco no es como lo pintas y tu columna es de papel y entreguismo total.

Espero sus comentarios, opiniones y sugerencia a vfloresh@hotmail.com

Les dejó el link de la columna de Francisco Zea

http://www.excelsior.com.mx/opinion/francisco-zea/28-de-noviembre-de-2007/1417065

Share:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *